Términos de búsqueda populares:

Comentarios introductorios del Defensor Nacional del Contribuyente

Mientras miramos hacia adelante y planificamos nuestros objetivos para el año tributario (AT) 2022, esta temporada pasada de presentación de solicitudes todavía es dolorosamente visible en el espejo retrovisor. Quizás fue la temporada de declaración más desafiante que los contribuyentes, los profesionales de impuestos y el IRS hayan experimentado. El año pasado y la temporada de presentación de impuestos de 2021 evocaron todos los clichés posibles para los contribuyentes, los profesionales de impuestos, el IRS y sus empleados: fue una tormenta perfecta; fue el mejor de los tiempos y el peor de los tiempos; la paciencia es una virtud; con la experiencia viene la sabiduría y con la sabiduría viene la experiencia; de las cenizas nos levantamos; y experimentamos altibajos históricos.

A diferencia de cualquier año anterior, las personas y las empresas en esta gran nación se vieron obligadas a enfrentar desafíos médicos y financieros continuos mientras se enfrentaban a problemas de salud y familiares. Como sociedad, nos adaptamos a los desafíos de COVID-19 trabajando de forma remota, asistiendo a las escuelas de manera virtual y, en general, cambiando la forma en que hacíamos negocios y vivíamos nuestras vidas. Fuimos testigos del fallecimiento de más de 600,000 seres queridos, amigos y miembros de nuestras comunidades; el cierre de negocios; y la pérdida de millones de puestos de trabajo. También fuimos testigos de muchos ejemplos de lo bueno en nuestra sociedad: vimos nuevas empresas comerciales surgir de las cenizas, y observamos de primera mano la generosidad y el cariño de nuestros amigos, vecinos y completos extraños.

Durante el año pasado, más de 170 millones de personas y millones de empresas recibieron alivio financiero a través de tres rondas de pagos de estímulo, préstamos del Programa de Protección de Cheques de Pago y Créditos de Retención de Empleados. El IRS y sus empleados fueron fundamentales para brindar este alivio tan necesario. Quiero reconocer y agradecer al liderazgo del IRS y a sus empleados, y en particular a los empleados del Servicio del Defensor del Contribuyente, por hacer sacrificios el año pasado, ayudar a los contribuyentes durante este momento difícil y permanecer fiel a nuestra misión.

Lea el prefacio completo ->

“El año pasado y la temporada de presentación de impuestos de 2021 evocaron todos los clichés posibles para los contribuyentes, los profesionales de impuestos, el IRS y sus empleados: fue una tormenta perfecta; fue el mejor de los tiempos y el peor de los tiempos; la paciencia es una virtud; con la experiencia viene la sabiduría y con la sabiduría viene la experiencia; de las cenizas nos levantamos; y experimentamos altibajos históricos ".

Erin M. Collins, defensora nacional del contribuyente
en English
X